Barreras de detección

La instalación de detectores puntuales de detección automática de incendios, del tipo tradicional, en muchas ocasiones no es la solución más práctica ni económica, y a veces conlleva algunas dificultades técnicas. Como alternativa para superar esas limitaciones y problemas de los detectores puntuales existen las Barreras. 

Estas barreras se componen de un transmisor (T) y un receptor (R), a instalar cada uno en un extremo del área a cubrir, frente a frente, ó, en los modelos más modernos, están formados por un solo aparato que es a la vez transmisor y receptor (TR), frente al cual se instala un espejo (catadióptrico) que refleja el rayo. Cada juego de barreras equivale en cobertura a una línea de detectores puntuales de hasta 100 metros de largo, según modelos.

Es especialmente interesante su uso en grandes áreas, sobre todo cuando hay ciertas dificultades técnicas ó estéticas para la instalación de detectores puntuales.